Si usted tiene la misma naturaleza del Señor Jesucristo, usted será parte del «todos seremos arrebatados y transformados». Eso no será realidad virtual; será realidad actual.