El hecho de que seas mujer no es una casualidad. Dios fue intencional cuando te hizo mujer. Dios fue intencional cuando me hizo mujer. Lo hizo con un propósito.