Job

Capítulo 40

40:1 Además respondió Jehová a Job, y dijo: 
40:2 ¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto. 
40:3 Entonces respondió Job a Jehová, y dijo: 
40:4 He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca.
40:5 Una vez hablé, mas no responderé; Aun dos veces, mas no volveré a hablar. 
40:6 Respondió Jehová a Job desde el torbellino, y dijo: 
40:7 Cíñete ahora como varón tus lomos;  Yo te preguntaré, y tú me responderás. 
40:8 ¿Invalidarás tú también mi juicio?  ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú? 
40:9 ¿Tienes tú un brazo como el de Dios?  ¿Y truenas con voz como la suya? 
40:10 Adórnate ahora de majestad y de alteza,  Y vístete de honra y de hermosura. 
40:11 Derrama el ardor de tu ira;  Mira a todo altivo, y abátelo. 
40:12 Mira a todo soberbio, y humíllalo,  Y quebranta a los impíos en su sitio. 
40:13 Encúbrelos a todos en el polvo,  Encierra sus rostros en la oscuridad; 
40:14 Y yo también te confesaré  Que podrá salvarte tu diestra. 
40:15 He aquí ahora behemot, el cual hice como a ti;  Hierba come como buey. 
40:16 He aquí ahora que su fuerza está en sus lomos,  Y su vigor en los músculos de su vientre. 
40:17 Su cola mueve como un cedro,  Y los nervios de sus muslos están entretejidos. 
40:18 Sus huesos son fuertes como bronce,  Y sus miembros como barras de hierro.
40:19 El es el principio de los caminos de Dios;  El que lo hizo, puede hacer que su espada a él se acerque.
40:20 Ciertamente los montes producen hierba para él;  Y toda bestia del campo retoza allá. 
40:21 Se echará debajo de las sombras,  En lo oculto de las cañas y de los lugares húmedos. 
40:22 Los árboles sombríos lo cubren con su sombra;  Los sauces del arroyo lo rodean.
40:23 He aquí, sale de madre el río, pero él no se inmuta;  Tranquilo está, aunque todo un Jordán se estrelle contra su boca.
40:24 ¿Lo tomará alguno cuando está vigilante,  Y horadará su nariz?